Mi Parto

Quiero contaros lo especial e importante que fue ese día para mi, y como lo viví  con el riesgo que conlleva al estar trasplantada.

Guardo un buen recuerdo del parto de mi pequeña, aunque tuvimos un pequeño susto todo salió muy bien.

La verdad un parto y sobre todo el primero marca tu vida, ya sea para bien o para mal. En mi caso fue algo muy especial bastante cansado, ya que fueron muchas horas pero tomártelo con positividad ayuda mucho.

En mi condición de trasplantada, la verdad que me asustaba un poco el hecho del parto, intente informarme un poco, pero hay muy poca información y la que hay es un poco alarmista, diciendo que hay una mayor probabilidad de partos prematuros y de cesarías en  mujer trasplantadas; y nada más lejos de la realidad yo he comprobado que no tiene por qué ser así, y que todo puede salir bien a pesar de un trasplante.

Mi hija nació justo el día que salía de cuentas a las 40 semanas; tuve que ingresar dos días antes ya que tenía muchas contracciones y bastante seguidas (más o menos entre 10 y15 minutos) ya sé que normalmente hasta que no tienes contracciones intensas entre 5 y 3 minutos, no se suele ir al hospital; pero al ser trasplantada y tener más riesgo decidimos ir antes, para que ellos tuvieran más control, y nosotros nos quedábamos más tranquilos.

Cuando llegamos lo primero que hacen es meterte en monitores, para comprobar los latidos y movimientos del bebe y monitorizar las contracciones y cada cuanto tiempo te dan, luego te mira la ginecóloga y te hace un tacto para ver cómo va la dilatación, tenía el cuello del útero blando y borrado al 80% pero así me tire un día entero no se terminaba de borrar, esa tarde estuve en la habitación haciendo ejercicios, para ayudar a la dilatación.

El segundo día por la tarde, me metieron por fin en la sala de dilatación y  me pusieron oxitocina, para acelerar un poco el proceso; las primeras horas en la sala de dilatación estuve haciendo ejercicio en la pelota de Pilates,(hoy en día en casi todos los hospitales tienen una, así que si la necesitas pídela, como hice yo) caminando y movilizando mi cadera de un lado a otro para ayudar a la bajada del bebe al canal de parto, la verdad que no paré, toda ayuda es poca, para acelerar un poco el proceso.

La gente suele tener un poco de miedo a la oxitocina, ya que dicen que intensifica el dolor en las contracciones y las acelera, pero la verdad yo lo lleve bastante bien, me acuerdo que las matronas venían a ver como estaba y como aun me sentía bien, a pesar de las contracciones, me subían un poco más las oxitocina.

Te aconsejo que te muevas mucho y no te quedes quieta o tumbada, porque yo a pesar tener muchas contracciones y con oxitocina mientras estuve en movimiento solo sentía la presión de la contracción en el vientre pero no dolor (aunque cada una somos diferentes) cuanto más te muevas más ayudas a tu peque a colocarse.

Hubo un momento de la noche que ya estaba bastante cansada y tuve que tumbarme, la verdad que ahí fue cuando empecé a notar el dolor de las contracciones y los efectos de oxitocina, me empecé a sentir un poco revuelta, así que no espere más y pedí  la epidural. (Te pinchan en la columna, y eso tiene su  complejidad y llevar un pequeño catéter en la espalda, pero la verdad a mí no me pareció para tanto, aunque tienes que estar muy quieta cuando te pinchan, y la posición no es muy cómoda, cuando tienes una barrigota, yo no tuve ningún efecto adverso a pesar de ella) pero me acuerdo que cuando me la pusieron y volví a la sala de dilatación, inmediatamente me hizo efecto, menos en la zona de la ingle derecha, justo donde tengo mi riñón trasplantado; empecé a sentir un pinchazo agudo e intenso en esa zona (eran las contracciones) vinieron las matronas y me aconsejaron que me pusiera de lado, porque hay veces que la epidural no hace efecto a todos los lados por igual y sobre todo por el injerto, a mí me funciono, me puse de lado e inmediatamente se me paso.

La verdad a mí me vino muy bien ya que me tuvieron que romper la bolsa, porque no rompí aguas y gracias a ella no sentí nada, por cierto yo sentía las piernas y las podía mover sin problema, asegúrate que no te pongan demasiada cantidad ya que no tienes que sentir dolor, pero si sentir la presión de la contracción, para luego facilitar los pujos.

Más o menos unas tres o cuatro horas más me vinieron a revisar y me dijeron ya estaba en dilatación completa YA VIENE.

Pero no termino hay, me dijeron que hiciera unos pujos de prueba, y también para ver en fase estaba la bebe y cada vez que empujaba a mi peque se la bajaba la frecuencia cardiaca, eso fue un ir y venir de médicos y matronas para descubrir el porqué de las bajadas, tuvieron que medir el oxígeno que la quedaba dentro de mi útero, y también me quitaron el monitor que mide la frecuencia cardiaca y usaron uno que va directamente a la cabeza del bebe, para estar más seguros; a todo esto ya estaban hablando con los nefrólogos y preparando el quirófano por si era necesaria un cesaría, en caso de que no la quedara suficiente oxígeno.

La verdad que en ese momento fue un poco shock, ya casi tenía a mi bebe en brazos y ahora pasaba eso, mi marido me apoyo mucho en ese momento y las matronas, se portaron genial; vino la ginecóloga y me dijo vamos a intentar que la des a luz, ya que en la prueba a salido que tiene suficiente oxígeno. Eso fue un alivio, porque lo del trasplante francamente me daba bastante miedo, lo de la cesaría.

Me dijeron descansa una horita, intenta relajarte un poco y dormir un poquito y luego te pones a empujar; eso hice intente relajarme mi marido me puso música de mi grupo favorito y me dormí un poco (ya que habíamos estado toda la noche sin dormir y necesitaba fuerzas para el parto)

Me acuerdo que vinieron y dijeron vamos al paritorio, los único que pensé en ese momento fue (voy a empujar como nunca y niña va a estar con nosotros rápido, todo va a salir bien) y las palabras de mi marido, que me dijo tranquila todo va a  salir bien tu puedes, se fuerte, nunca olvidare esas palabras quizás fueron sencillas, pero fueron perfectas.

En  5 pujos, con un poco de ayuda de la doctora, que a la vez que yo empujaba ella hacia presión con sus manos en mi tripa y una episiotomía mi pequeña nació y descubrimos el porqué de la bajada de su frecuencia y era porque tenía una vuelta de cordón en su pequeño cuello.

A pesar todo el susto todo salió perfecto y nuestra niña vino para explorar el mundo, desde el primer momento ya que tenía los ojos bien abiertos y observando todo, lo que aun la queda por descubrir.

 

¿Y como fue tu historia?

quick, easy, convenient

Find Your Perfect Nanny Today!