Rompiendo las barreras de la lactancia

Que tal mamis hoy quiero hablaros de la lactancia materna y de muchos prejuicios y barreras que hay romper cuando eres una mama lactante.

Al principio de mi embarazo, busque un montón de información sobre el tema y sobre todo me preocupaba si podría dar el pecho al estar trasplantada y tomar medicación.  Acudí a las charlas matronales, pero la verdad ellas tampoco estaban muy seguras, hable con mi nefróloga y mientras todo estuviera bien en los análisis no había ningún problema, aun así había cosas que no acababa de entender y hasta que no me he puesto manos a la obra con mi bebe no me han quedado claras.

Cuando me entere de que estaba embarazada, lo único que tenía claro es que quería darla el pecho; no sé si fue porque a mí me criaron a biberón, o por la presión social pero, hoy se ha convertido en la mejor experiencia de mi vida.

Al principio tienes que enfrentarte a muchas cosas como: no tener ni idea de cómo dar el pecho o de colocar a tu bebe, pero todo eso son barreras físicas que al final siempre se van aprendiendo. Pero lo peor son las barreras psicológicas, para eso viene muy bien buscar información y rodearte de gente que ya tiene experiencia.

Y a pesar de todo eso no te vas a librar de las dudas: ¿Podre dar el pecho?, ¿Seré capaz?, ¿Tendré suficiente leche?, ¿Mi leche será buena?, ¿Mi pezones son pequeños o son grandes? Todas estas preguntas yo me las hacía, y encima un montón de gente incluso de mi familia; me hacían la típica pregunta, (seguro que la vas a dar pecho y si no tienes suficiente leche y la tienes que dar biberón).

Todo eso te desmotiva, pero si quieres dar el pecho sigue adelante porque merece la pena. Yo adquirí una filosofía que me ayudó mucho y es: si otras madres pueden yo también.

Somos mamíferos y si te pones a buscar el significado de esa palabra dice: vertebrados que poseen glándulas mamarias, productoras de leche con las que alimentan a sus crías.

Vivimos en una sociedad, en la que nadie se cuestiona si una tigresa que acaba de dar luz, tendrá suficiente leche para amantar a su cría o no, siempre lo damos por hecho; pero cuando se trata de nosotros todo lo contrario, siempre cuestionamos si una mujer puede dar el pecho, en vez de animarla; el apoyo es una de las cosas más importantes que necesitamos como mamas. En las charlas matronales muchas de las chicas decían que iban a dar biberón a sus hijos, y es muy respetable siempre que sea tu decisión, pero había algunas que no lo hacían, solo porque sus parejas no querían apoyarlas, y seamos sinceros dar el pecho es bonito y gratificante, pero te quita mucho tiempo al principio, porque los recién nacidos se tiran el día agarrados a su teta. Se necesita de apoyo, yo tuve la suerte de que mi marido siempre ha estado hay y sigue estándolo.

Te aconsejo que cuando tomes la decisión de pecho o biberón cuanta siempre con tu pareja, porque os vais a necesitar mutuamente.

A sí que dejémonos  de hipocresías y apoyemos a las mamas, tanto las que quieren dar el pecho, como las que no, es nuestra decisión y nadie debe cuestionarla. Nosotras sabemos que es lo mejor para nuestros bebes y no permitamos que nadie nos diga lo contrario.

Yo defiendo la lactancia materna, porque creo que es lo mejor para mi hija y que no hay nada más hermoso como la conexión madre-hija que se genera, pero siempre desde el respeto, a las mamas que por cualquier circunstancia han decido dar el biberón.

Mi opinión como mama, es que no debemos dejarnos llevar por las barreras que supone querer alimentar a tu bebe, no importa cuanta gente cuestione tu decisión, bastante que tenemos que hacer frente a nuestras propias  dudas, como para también fijarnos y dejarnos influenciar por la de los demás, y eso sin hablar de la gente que ve bien un desnudo, pero que le parece indecoroso, que alimentes a tu bebe en un sitio público, aun tapándote para que no se te vea nada. La verdad que a esa gente no sé cómo los alimentaron de bebe.

No hay nada de malo en alimentar a tu bebe y que nadie te diga lo contrario, porque si tanta vergüenza les da algo tan natural, tan real y tan bonito, creo que los que tienen el problema realmente son ellos y no nosotras.

Yo como mama que doy el pecho, siempre he intentado dar el pecho a mi pequeña en los lugares habilitados, e incluso en el coche muchas veces. Pero en ocasiones, no tienes otro remedio que darla el pecho en la calle,  ya sea porque ya no aguantaba más el hambre o porque en ese lugar no haya sala de lactancia; pero seguro que no te vas librar de alguna mirada indiscreta o algún murmullo, tú solo piensa que no estás haciendo nada malo.

Creo que todas estaremos de acuerdo que hace falta que pongan, muchas más salas de lactancia en  los centros comerciales, incluso en los supermercados no vendrían mal también, ya que nosotras somos las primeras que no nos gusta alimentar a nuestro bebe en la calle, ya sea porque se nos ve todo en muchas ocasiones, o porque necesitamos estar en un lugar más tranquilo para dar el pecho, ya que muchas veces los bebes se estresan, se despistan o quieren curiosear y al final no comen bien.

Sea como sea tu situación no te olvides de ser tu misma y siéntete libre, ya sea dando el pecho o el biberón, porque las dudas y el temor a muchas cosas, siempre van estar ahí, pero tu decides dejarte llevar por el miedo o la conciencia social o hacer caso a tu instinto; y sobre todo nunca dejes que dominen ni tu vida, ni la de tus bebes.

¿Y tú que piensas?

quick, easy, convenient

Find Your Perfect Nanny Today!